Adiós 2013

El 2013 llega a su fin, y es otro año de esos que considero agridulce, porque estuvo plagado de un montón de momentos tristes y alegres. Trataré de resumirlo a continuación:

Las esperanzas se mueren, las personas se van y el remanente de un sentimiento como el amor permanece por mucho tiempo.

Es el primer año que paso sin novia o alguien que simplemente se interesara en mí, y eso cambió un par de cosas. Posiblemente porque te acostumbras a tener un soporte emocional, a compartir la carga de tu día con una persona y a contrastar opiniones de las situaciones (y problemas) que se te presentan. Además, te ayuda a exteriorizar tus pensamientos, mejora tu habilidad como escucha, te brinda la oportunidad de ayudar y en ocasiones hasta te conviertes en un generador de soluciones. Y claro no menos importante, todo lo sentimental que involucra el enamoramiento y el cariño.

Seguir leyendo