Escribiendo un poco…

Todos queremos saber que hacer siempre. Cuándo y como hacerlo. No titubear, y sobre todo, no tener que decidir. Pero si existiera la más remota posibilidad de conocer todos los acontecimientos futuros en nuestra vida, si no tuviéramos que depender de las decisiones que tomamos, entonces ¿Cuál sería el objetivo de vivir?. Después de todo, una película nunca nos asombra igual después de apreciarla por vez primera, un videojuego deja de ser entretenido cuando conocemos todos los trucos y niveles y un libro no nos sorprende más una vez que leemos el final.

He estado muy alejado, pienso muchas cosas, casi a diario. Tengo poco tiempo para escribirlas, la mayoría de ellas termina vertida en mi cuenta de twitter o en la profundidad de mi cabeza. Trabajo más de lo que alguna vez imaginé. Mido el tiempo por la hora en que me levanto, la hora de comida y la hora en que me voy a dormir. Además, estoy dando clases antes de llegar al trabajo. Esos días soy un zombie. Y lo sé, prometí que no volvería, porque en verdad estaba decidido a no hacerlo, pero el ofrecimiento llegó, y no me pude resistir. Es algo que me gusta y como todas las cosas que a uno le agradan, cuando llega es casi imposible rechazarlas.

Tengo un par de planes que quiero llevar a cabo a mediano y largo plazo, pero Lennon dijo una vez que La vida es lo que sucede mientras estamos ocupados haciendo otros planes, así que tal vez nunca se cumplan o tal vez lleguen como resultado de decisiones y acciones futuras. Uno nunca sabe.

En general me siento bien. A mis 28, voy aprendiendo de esto que llaman “Universidad de la Vida”.

En fin, para más novedades continúen sintonizando el blog, que yo sigo vivo y a ratos, escribiendo! :)